sábado, 13 de julio de 2013

El alcoholismo

¡Estás jarra!" "¡Estás en estado etílico!" "¡Pareces araña fumigada!" "¡Estás crudo"!
¿Cuántas veces has utilizado estas expresiones para decirle a alguno de tus amigos que ha tomado más de la cuenta? Al decirlo, ¿se te ha ocurrido que tal vez se trata de un problema real de alcoholismo? Me dirás "¡No manches!" "A mis amigos les gusta el drink, pero no son alcohólicos".  Por desgracia, el alcoholismo es un problema que crece día a día, ¡y no es broma! Hablando con la neta, uno de los principales factores que influye para que alguien se convierta en alcohólico es la falta de información. Es más, si le preguntas a tus cuates, seguro te dirán que el abuso del alcohol es un problema de voluntad, de educación, de clases sociales y hasta de hábitos, son pocos los que han entendido que realmente es una enfermedad.
Para la gran mayoría, el alcoholismo empieza sin que se den cuenta siquiera: el antro, la fiesta, los amigos, la buena música… Con los primeros drinks te sientes bien, relajado(a) y todo se vuelve fácil.
Hablando de drinks… ¡aguas!, ¡ten cuidado! El alcoholismo parte de factores genéticos, psicosociales y ambientales. A menudo se convierte, en ti, en una enfermedad progresiva y fatal, en la que es fácil detectar como:
  • Empiezas a perder el control sobre tu manera de beber.
  • Consumes "a lo bestia" aún cuando conoces las consecuencias negativas que ello tiene.
  • Distorsionas tus pensamientos y la realidad, negando lo que te está ocurriendo. 
Y LO PEOR ES…
… que mientras más tomas y más pasa el tiempo, más alcohol necesitas para sentirte bien.
A esto se le llama fenómeno de la tolerancia que significa que tu cuerpo va creando defensas hacia el alcohol y conforme crece tu grado de adicción, tendrás que ir aumentando cada vez la cantidad y la frecuencia de tus consumos para obtener el mismo efecto de happiness…
Por eso el alcoholismo es una enfermedad progresiva, incurable y mortal. 
MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR
Dejemos de lado el choro que todo mundo dice saber (pero que todo mundo ignora o niega) y vamos a lo práctico. ¿Conoces todos los pasos por los que pasa el que se quiere recuperar de la enfermedad del alcoholismo?
¡Qué más quisiéramos que esto fuera como un resfriado y se pudiera curar con una camita caliente y un buen caldo de pollo! Sin embargo, es tanto el daño que le has hecho a tu cuerpo, que la recuperación implica algo un poco más elaborado, pero no por ello tormentoso.
Si es tu caso, y en verdad deseas desintoxicarte y liberarte de esa adicción, tienes que dar un paso fundamental para iniciar el proceso de tu recuperación; aceptar que eres alcohólico y que el alcoholismo es una enfermedad familiar, física, mental y espiritual. Una vez superada esta fase viene lo bueno: acudir a un centro especializado de rehabilitación para que te den la ayuda que necesitas. 
El tratamiento consta de 3 fases:
  • Fase 1: Evaluación (7 a 10 días).  Durante esta etapa, se te harán varias evaluaciones que van desde lo físico y lo mental hasta lo emocional, pasando obviamente, por lo espiritual.  También te realizarán una desintoxicación, exámenes de laboratorio;  sacarán tu perfil psicométrico; te darán un plan nutricional y te elaborarán un plan individual de tratamiento.
Tu familia, por su parte recibirá una plática introductoria, les harán una entrevista de antecedentes para ver si existen factores que pudieron contribuir a tu situación y se les realizará una evaluación y un diagnóstico familiar; finalmente, también a ellos les harán un plan familiar de tratamiento.
  • Fase 2: Tratamiento primario (4 a 6 semanas). Durante esta etapa recibes terapia individual y de grupo; pláticas educativas, médicas y psicológicas; participas en dinámicas grupales como cine, debate, técnicas de manejo de estrés y realizas actividades físicas; se continúa con el plan nutricional balanceado y se les introduce al programa de 12 pasos de las juntas de Alcohólicos Anónimos (AA) y Neuróticos Anónimos (NA). Tu familia también tendrá que integrarse a las dinámicas, terapias y semanas familiares; las conferencias educativas, las sesiones de autoayuda y de reintegración.
  • Fase 3: Tratamiento contínuo (un año). Finalmente, durante un largo periodo se te hacen evaluaciones continuas y un seguimiento individual; sigues participando en terapias grupales y grupos de prevención de recaídas; eres asesorado por AA o NA, según lo necesites y contarás con una psicoterapia individual (la cual es opcional). 
Tu familia será sometida a evaluaciones y se le hará un seguimiento individual; participará en terapias grupales y contará con la asesoría de grupos de autoayuda, además de la psicoterapia individual (opcional) y terapia familiar (opcional).
Si tienes en cuenta que excederte en el alcohol puede tener graves repercusiones en tu vida, te evitarás muchos problemas. A partir de ahora, haz un mejor uso de tu voluntad, tu razón y obviamente, de tu forma de beber.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...