viernes, 12 de julio de 2013

La leche, alimento diseñado para nuestra salud

La leche es un producto único, específico de los animales pertenecientes a la clase de los mamíferos.  Este alimento fue creado en la naturaleza para nutrir al recién nacido en la primera etapa de su vida, cuya fisiología todavía está en desarrollo.  Por lo mismo, la leche es el único  que  puede proporcionarle los nutrientes y otros factores indispensables que le permiten  sobrevivir exitosamente en esta primera etapa. Por lo tanto para cumplir con este objetivo, la leche debe contener todo lo necesario ¡y con creces lo ha hecho! El recién nacido recibe de ella todo lo que requiere.
Es ampliamente aceptado que por sus propiedades nutricionales la leche debe ser componente de la dieta diaria de las personas de todas las edades.  Es difícil que se puedan satisfacer  todos los nutrientes necesarios de una persona  si no incluye productos lácteos en su dieta. Este motivo sería suficiente para consumirlos.
Por otro lado, desde hace tiempo, observaciones de largo plazo han asociado beneficios de salud de los humanos con el consumo de lácteos.  Afortunadamente estudios recientes llevados a cabo en instituciones de prestigio de varios países, han podido comprobar científicamente algunos de los factores benéficos para la salud que se encuentran en la leche y que en muchos casos se han logrado identificar completamente.  Estos hallazgos aparecen publicados cada vez con mayor frecuencia en revistas científicas y la lista de beneficios es mayor.   Estas son muy buenas noticias que debemos de aprovechar para aumentar  las probabilidades de mantenernos sanos. 
Hay evidencias documentadas de que algunos factores presentes en la leche tienen un efecto significativo preventivo contra las siguientes anomalías, enlistadas en orden alfabético:  ARTRITIS, CÁNCER, DIABETES TIPO 2, HIPERTENSIÓN, INSOMNIO, OBESIDAD, OSTEOPOROSIS, TRASTORNOS CARDIOVASCULARES, SALUD GENERAL.
Es importante mencionar que en  biología no existe el 100 %.  Es decir, por ejemplo, si una persona consume productos lácteos todos los días no garantiza al 100 %  que no sufrirá de cáncer o de insomnio, pero las probabilidades de que estas no se presenten son  significativamente mayores que en las personas que no los consumen. 
Terminaremos mencionando que lo ideal es que  consumamos por lo menos tres raciones de productos lácteos al día.  Una ración puede ser un vaso de leche, un pedazo de queso del tamaño de una cartera, un yoghurt, etc.  ¡NO DEJEMOS IR ESTA OPORTUNIDAD DE ALIMENTARNOS BIEN Y MANTENERNOS SANOS! Además, gocemos, los productos lácteos, son riquísimos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...