domingo, 21 de julio de 2013

Qué Es La Flacidez?

La flacidez es uno de los grandes terrores que azotan a toda mujer y representa uno de los problemas estéticos más consultados.
Puede ser propia del envejecimiento del cuerpo o causada por factores externos, los cambios que genera en la apariencia se deben a una alteración muy profunda de los tejidos.
Cuando la piel o musculatura pierden tonicidad y fuerza hacen que la zona afectada tenga una apariencia fofa y blanda que almoverse parecen gelatina.
Los tejidos del rostro también son muy sensibles a las agresiones externas, a partir de los 35 años de edad el colágeno y la elastina, encargados de mantener la tersura y tonicidad de la piel, van mermando dando lugar a las arrugas, pliegues en el cuelo y a la temible papada. Por esta razón es de suma importancia prestarle los cuidados necesarios desde la juventud.
Varios son los factores que contribuyen a que el cuerpo se torne flácido; se acrecienta o se hace más evidente después de los 30 años. Conozca como combatirla.
La piel dispone de sus propios tensores naturales, denominados fibroblastos, que son células encargadas de producir colágeno y elastina.

Sin embargo, con el paso del tiempo estas células disminuyen su actividad, y empiezan a reaccionar negativamente ante algunos agentes como el sol, la mala alimentación, el estrés y los cambios bruscos de peso. La disminución del nivel de agua en la dermis es otro de los factores que acompañan a este trastorno, y es así como poco a poco, la flacidez -que es la alteración en la elasticidad de los tejidos a nivel cutáneo o muscular- empieza a aparecer en forma pronunciada en muslos, brazos, glúteos, abdomen y busto, entre otros.
Para solucionar este problema, lo más recomendable es comenzar una rutina diaria de ejercicios, que permita tonificar las áreas afectadas.
Y es que cuando una persona lleva una vida sedentaria, las fibras musculares tienden a atrofiarse, ya que el colágeno y la elastina se ven afectados por la falta de nutrientes y de una adecuada oxigenación. 
Causas generales 
La pérdida de firmeza es resultado del envejecimiento, pero no es exclusivo de la edad madura; hay ciertos factores que aceleran la relajación de los tejidos.
Son muchos los motivos que pueden llevar a un progresivo relajamiento y flacidez de la piel, y se hace necesario conocerlos para poner soluciones y recuperar el tono de la piel y su aspecto radiante.
Entre los más importantes:
El paso del tiempo
El embarazo
El sedentarismo
Los cambios bruscos de peso
El estrés, la polución y el entorno
La menopausia
Las estrías
Los malos hábitos

Cuidados y prevención
 La estimulación mecánica es muy importante e insustituible. Puede provenir de dos vías: del ejercicio físico, que tonifica la masa muscular bajo la piel y tensa los tejidos, así como el masaje, realizado mediante acciones externas que aumenten la circulación sanguínea y linfática. Si se acompañan con cremas o geles específicas, los beneficios serán mayores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...